Imaxe da nova.

2013-03-05

LA UNIVERSIDAD DE SANTIAGO DE COMPOSTELA ACONDICIONA CUATRO HECTÁREAS PARA CREAR EL JARDÍN BOTÁNICO DE SANTIAGO

El proyecto echa a andar con la implicación de diversas facultades.


Un proyecto de todos. En eso se ha convertido el jardín botánico de la USC, una idea que comenzó a rondar por los pasillos de la institución académica compostelana allá por el año 1989 y que ahora parece entrar en la senda que le dará forma definitiva. Un proyecto de todos porque ha ido implicando poco a poco a diversos departamentos de la Universidade, que participan en las distintas tareas para convertir las 4,3 hectáreas entre el río Sarela y la carretera de San Lourenzo en uno de los pocos jardines botánicos universitarios que existen y en una infraestructura clave para la institución.


Por el momento, lo que hay en el vasto terreno es mucho potencial. La ventaja de la que parten los encargados de sacar adelante el plan es que cuentan ya con vegetación arbórea de cierta entidad y con que el terreno está aterrazado, lo que simplifica el trabajo de creación de las diferentes parcelas. Según el proyecto inicial, -que está sirviendo de base para que los estudiantes del máster de arquitectura del paisaje de la Fundación Juana de Vega hagan su propuesta, lo que podría suponer cambios sustanciales en la disposición actual- habrá cuatro jardines diferentes, así como parcelas de seguimiento ecológico y parcelas experimentales: el jardín de George Kamel es el más adelantado, pues ya se han plantado las camelias que lo conformarán. Además, el jardín de las Náyades reproducirá la vegetación de ribera, mientras que el de las colecciones mostrará las plantas acidófilas y teáceas que atesora la Universidade. Finalmente, el jardín de la diosa Flora será el que dé cobijo a las especies raras y amenazadas. Asimismo, el jardín contará con un centro de acogida ubicado en un molino de cuatro muelas completamente restaurado. Además del mostrador de entrada, se adecuará un aula de actividades y en los alrededores habrá una zona con mesas para descansar o para realizar otro tipo de tareas.


Lo cierto es que el plan inicial es también restaurar el canal de 850 metros que recoge agua del Sarela para hacer funcionar de nuevo una infraestructura que estuvo llena de vida hasta el siglo XX, que también será rehabilitada. Además, otro molino, el conocido como dos Peleteiro, hará las veces de centro de apoyo a la investigación y contará, según los planes de los responsables del proyecto, con un banco de germoplasma y un invernadero que los científicos de la Universidade podrán utilizar para avanzar en sus investigaciones, así como parcelas de carácter experimental para llevar a cabo cultivos.


Fuente: La Voz de Galicia


Más información: http://www.lavozdegalicia.es/noticia/santiago/2013/02/24/usc-acondiciona-4-hectareas-crear-jardin-botanico/0003_201302S24C4993.htm


 

volver a la página anterior

Mantente en contacto