Imagen no disponible.

2012-09-17

UN CINTURÓN PROTEGERÁ LA ZONA RURAL DE MEDELLÍN

UN CINTURÓN PROTEGERÁ LA ZONA RURAL DE MEDELLÍN 


 


En menos de tres meses se empezarán a hacer las obras del Cinturón Verde de la ciudad. Los diseños definitivos estarán listos a inicios de 2013. Las obras contendrán la expansión urbana.


Un cinturón que marque el límite entre la ciudad y el campo, que además construya equipamientos para el disfrute de la comunidad, que mitigue las zonas de alto riesgo y que sirva de conectividad. Ese será el proyecto que se empezará a construir antes de finalizar el año y que será la principal apuesta por la protección del medio ambiente en Medellín.


Según Carlos Ignacio Uribe, gerente encargado de la Empresa de Desarrollo Urbano, EDU, el proyecto de construcción del Cinturón Verde es una estrategia de planificación que tiene como objetivo mejorar las condiciones de vida de las personas. Algo que si bien pretende contener la expansión hacia las laderas, también incentiva el desarrollo integral de las zonas.


La materialización del propósito se enfocará en accesibilidad y construcción de zonas de esparcimiento que vinculen por medio de una ruta peatonal, una ciclorruta y un sistema de transporte masivo limpio, a las laderas de la ciudad, justo desde arriba: desde la zona en donde debe haber contención.


Son en total ocho zonas en las que se construirán las obras de paisajismo y equipamiento urbano, seis de ellas dentro de Medellín, financiadas con recursos del Municipio y otras dos complementarias en los municipios circundantes. Estas últimas serán pagadas por las demás administraciones municipales.


Se lee en uno de los mapas a escala de la ciudad, en el que los ingenieros de la EDU descargan la información luego de las visitas en campo, que en Medellín habrán ocho parques metropolitanos, 25 estancias vecinales y más de un centenar de parques barriales que se conectarán por medio del Camino de la Vida y la Ruta de los Campeones, nombres con los que se conocerán las rutas.


Aunque en planos están identificadas casi todas las zonas de la alta ladera de la ciudad, los funcionarios de la EDU aclaran que ese mapa es temporal, porque aún faltan por hacer los diseños específicos y la concertación con la comunidad.


Urbanismo Cívico Pedagógico


La discusión sobre las obras a realizar será la que marque la pauta de la ruta que se siga dentro del proyecto de consolidación y regularización de laderas. Será la misma comunidad la que construya parte de las obras y serán ellos los encargados del cuidado y la protección del ecosistema.


Para lograrlo se tomarán los ejemplos de proyectos como el de Juan Bobo, que se inició en el año 2004, y en el que se regularizó un terreno en un sistema de concertación de la ciudad.


Recuerda el director encargado de la EDU que cuando la Administración Municipal llegó por primera vez a esa zona, la gente se mostró esquiva con las propuestas, luego se firmó un pacto con ellos en el que se garantizó su permanencia en el sector, con viviendas dignas y alejadas del peligro, y ellos se convirtieron en los vigías para impedir nuevas construcciones.


“Si hoy alguien intenta invadir un terreno en Juan Bobo, ellos mismos nos avisan, porque comprendieron que eso es de todos”, asegura Carlos Ignacio Uribe. Por eso esperan que esas obras, que serán una línea divisoria tangible, sirvan para la contención.


Se instalarán oficinas en los barrios en donde la comunidad pueda ir a resolver las inquietudes directamente con las entidades involucradas en la construcción: Secretaría de Medio Ambiente, de Planeación, de Obras Públicas, de Seguridad y Gobierno y la Empresa de Desarrollo Urbano, que será la articuladora.


Límites


El diseño del Cinturón Verde está ligado a la revisión del Plan de Ordenamiento Territorial. Hoy existe una línea divisoria entre zona urbana y rural, pero es solo un límite que se marca en un mapa guardado en la Secretaría de Planeación, que no se identifica en el terreno.


En la actualidad hay zonas densamente pobladas que están por fuera del perímetro urbano, por cuestiones prácticas, ese límite deberá ser ampliado pues es más fácil hacerlo que trasladar barrios enteros a la media ladera. Por eso el Jardín Circunvalar será esa línea divisoria, tangible, que determine ese límite.


Entre los planes está utilizar la misma área que hoy se utiliza en los barrios para la recreación y con ella mejorar el espacio público. Eso sí, en cada uno se construirán canchas o pequeños teatros para que además se incentive la cultura, el deporte y la presencia estatal.


Además de la construcción y regularización de 15.000 viviendas, que servirán para el traslado en el sitio de aquellas familias que viven en zona de alto riesgo no mitigable y que necesariamente deben salir de sus viviendas por el riesgo que representan.


Junto a esto está la recuperación de cauces de quebradas y la instalación de más parques lineales. Caminos que conecten las comunas desde la parte superior, y recuperación de senderos prehispánicos que se conectan al proyecto del Parque Central de Antioquia.


Aunque el Camino de la Vida será la primera de las obras que se inicie dentro del Cinturón Verde, también se espera que sea la última en terminarse, eso porque será la más extensa, unos 52 kilómetros, e implica la consecución de predios para hacer conexión entre los cerros tutelares. En la actualidad el lugar en el que hay más espacio disponible es en el Cerro Pan de Azúcar y por eso allí se iniciarán las obras.


Fuente: El Mundo


Más información: http://www.elmundo.com/portal/noticias/territorio/un_cinturon_protegera_la_zona_rural_de_medellin.php


 


 


 


 

volver a la página anterior

Mantente en contacto